¿QUIÉN LES HA DADO VELA EN ESTE ENTIERRO?

Que la jerarquía eclesiástica española se aburre no es nada nuevo, hace décadas que dejaron de ocuparse de su labor real para, cual un partido político más, decidir sobre las leyes que afectan a toda la ciudadanía. Ellos pretenden convertirse en el cuarto poder de los tres que ideó el filósofo Montesquieu allá por el siglo XVIII: legislativo, ejecutivo, judicial y eclesiástico.

 

Para combatir el hastío en el que se encuentra sumergida,  la Conferencia Episcopal ha iniciado una campaña contra una futura ley que todavía tiene que ser debatida y aprobada o refutada, situando al mismo nivel a un neonato con un lince ibérico en peligro de extinción, que a posteriori resultó no ser ni ibérico, sino boreal o euroasiático, ni estar en peligro de extinción. Ya vemos el poco rigor en el que se fundamenta la Iglesia, que mezcla churras con merinas.

 

Además, ahora llama a las cofradías del Estado español a unirse a esta campaña contra la reforma de la ley del aborto convirtiendo los pasos y las procesiones en actos reivindicativos totalmente politizados, cuyas cruces de guía portarán lazos blancos como símbolo contra el aborto. Hasta ahora, se han sumado a esta iniciativa la mayoría de las cofradías de Andalucía y Castilla y León. Afortunadamente en Aragón la han calificado de “absurda” y los actos que se celebrarán durante la Semana Santa tendrán un carácter únicamente religioso, como debe ser, por otro lado.

 

Muchos son los debates y los artículos que están apareciendo estos días en los diferentes medios de comunicación sobre este tema de actualidad. Algunos se preguntan: ¿Es realmente necesaria ahora una reforma de dicha ley? ¿No va a aumentar todavía más la crispación y las diferencias entre el gobierno y la oposición?

Es cierto que estamos inmersos en un periodo de crisis extrema y es fundamental que los gobiernos diseñen medidas para paliar sus consecuencias, pero la ley del aborto es una ley social, con lo cual nunca está fuera de lugar el actualizarla a los tiempos que vivimos. Hoy en día cualquier mujer puede abortar, sólo tiene que conseguir que un psicólogo alegue daños psicológicos para la madre, y ya está. El problema es que en la actualidad abortar es un DELITO, y ese es el primer paso que hay que dar. Que ninguna mujer pueda ser recriminada por ley por haberse sometido a esta intervención. Para ello, el comité de expertos que ha diseñado esta nueva Ley aboga por establecer unos plazos, concretamente 21 semanas, sin fijar casos concretos. Esto supondría la desaparición de los tres supuestos a los que pueden acogerse las mujeres que deciden abortar: violación, daños del feto o daños físicos o psicológicos de la madre. Con la nueva ley, cualquier mujer que por una razón u otra decida no seguir adelante con su embarazo, podrá hacerlo libremente dentro de esas 21 semanas.

 

Esta ley introduce una novedad que ha centrado toda la polémica: las niñas de 16 años podrán abortar sin tener que consultárselo a sus progenitores. Este supuesto se basa en el hecho de que si una niña de 16 años puede casarse, también puede decidir sobre su naturaleza reproductora.

 

Este apartado no me parece demasiado acorde con las reglas que rigen nuestra sociedad. Las personas menores de 18 años no pueden comprar alcohol, ni tabaco, ni entrar en ciertos lugares como casinos, bingos, discotecas, en el colegio deben entregar las notas firmadas por sus padres y si faltan a clase se les pide un justificante. Personalmente, considero que una adolescente de 16 años no está capacitada para tomar una decisión de tal calibre sola.

 

Muchos conservadores justifican su oposición al aborto alegando que se trata de una lacra social, y es cierto. Sin embargo, califican el aborto como un medio anticonceptivo más y eso se llama demagogia.

No es plato de buen gusto para ninguna mujer tener que desprenderse de algo tan especial como es un futuro hijo, pero cada una tiene sus razones para tomar la decisión de no seguir adelante y debemos respetarla.

 

Es cierto que hay que poner en marcha medidas de educación sexual, ya sea por medio de charlas destinadas a los jóvenes, pues considerar esta materia como una más del currículo educativo sería mucho pedir, y además habría controversias entre las diferentes ideologías de las familias. En la actualidad hay más información que antes sobre los métodos anticonceptivos, sobre los peligros que acarrea el no usarlos, sin embargo muchos jóvenes parecen no hacer caso de estas advertencias. ¿A qué se debe esto? Muchos adolescentes acuden cada semana a los centros de planificación familiar en busca de la píldora del día después y en la mayoría de los casos no habían utilizado ningún método anticonceptivo. Si leemos revistas de jóvenes, hay una sección a la que puedes dirigir tus dudas y todavía hay cuestiones, que algunas creíamos superadas, como si “me puedo quedar embarazada la primera vez”, “o haciéndolo de pie”, etc.

¿Qué van a aprender estas chicas si cuando tienen dudas las plantean en una revista o se las preguntan a una amiga, que seguramente estará tan pez como ellas? Hemos pasado de una época en la que el sexo era un tema tabú, a otra en la que hay demasiada información, no siempre fácil de asimilar, y en muchos casos errónea.

 

Yo no sé vosotras, pero a mí en el colegio lo único que me enseñaron respecto a este tema fueron las partes del aparato reproductor femenino y masculino, pero nada más. Sin embargo, he tenido la suerte de contar con el apoyo y la confianza de una madre que siempre ha llamado a las cosas por su nombre y ha sabido escucharme y orientarme para poder disfrutar sin miedo de algo tan importante como es el sexo.

 

De todo lo dicho anteriormente extraigo cuatro conclusiones:

 

  1. que se debería potenciar una educación sexual de calidad
  2. que las familias deberían escuchar y hablar más con sus hij@s y perder el miedo a tratar estos temas
  3. que dejemos de vivir en una sociedad hipócrita y que nadie se crea con derecho a decidir por nadie sobre su propio cuerpo
  4. y que la Iglesia dedique su tiempo a rezar y leer la Biblia que es lo que le toca.

7 respuestas so far »

  1. 1

    Alicia said,

    Desde luego que es afortunada la comparacion del aborto con un entierro. De hecho, supone más muertes que todas las demás enfermedades, accidentes de trafico y terrorismo, por ejemplo.
    Es también significativo que sean los enemigos de la Fe los que le dicen a la Iglesia lo que debe y no debe hacer. Los defensores de la libertad los que defienden que la Iglesia no la tenga para opinar sobre lo que le parece. Los demócratas de verdad los que pretenden impedir que las opiniones a favor de la Vida sean silenciadas.
    Y que los que actúen así llamen hipócritas a los demás

  2. 2

    No soy creyente, ni ganas, para mí la iglesia catolica que tiene el poder ejecutivo son como una secta porque son opacos, misteriosos y excluyentes.
    Se puede decir mas alto pero no mas claro, como lo has dejado.
    sobre todo lo primero que dices:

    – que se debería potenciar una educación sexual de calidad

    en esta línea supongo trabajais en el Rolde?

    no pude ir a Delicias el pasado viernes, a ver cuando coincido en alguna charla.
    saludos,
    Charo.

  3. 3

    Olga said,

    Es tremendo el odio y la intolerancia que son capaces de desplegar los enemigos de la Iglesia cada vez que ésta asume su tarea de Maestra y Madre de su pueblo. Les lleva demasiado amenudo a decir cosas ridículas, que sólo quienes comparten su odio, no ven como tales.
    Como católica, como Iglesia, estoy encantada de que quién mayor autoridad moral tiene sobre mí y sobre los demás católicos no se esconda y nos recuerde cómo hemos de enfrentarnos a los desafíos que contra el Bien y la Verdad nos lanza el mundo.

  4. 4

    juliacortes said,

    En respuesta al comentario de Alicia, es bastante exagerado el dato que aportas sobre el número de abortos. Es muy fácil escudarse en los datos que manipula la Iglesia y ciertas asociaciones. Por otro lado, en el Estado español hay más religiones que la católica, y de momento no han dicho nada, a sabiendas que se oponen también a este tipo de intervenciones. Cada mujer tiene que vivir según su conciencia, y la ley del aborto no obliga a nadie a tomar ese camino. Nadie critica a la Iglesia católica por opinar, pero no pueden pretender que la Consitución que determina las leyes que afectan a toda la ciudadanía sea fiel reflejo de la doctrina católica.
    Un saludo.

  5. 5

    juliacortes said,

    Gracias por tu comentario Charo. En el Rolde hablamos de éste y de otros temas, aunque concretamente la educación debería tratarse junto con el Rode de educación. De todas formas, tal y como explico en el artículo, creo que una buena educación sexual no es obligación sólo de los centros escolares, sino que se deberían impartir charlas y actividades en relación a este tema, tanto para adolescentes como para los padres, que son un pilar básico en el desarrollo personal de los jóvenes.
    La charla estuvo muy bien, ojalá hubieras venido. Espero que podamos darla en otros lugares del País. Ya te avisaría si eso.
    Un besico.

  6. 6

    juliacortes said,

    Respecto al comentario de Olga, la Iglesia no es madre ni maestra de ningún pueblo, si acaso lo es para sus feligreses, quienes deben ser adoctrinados en misas o en cursos de catequesis y similares. Las ateas no tenemos por qué aguantar las impertinencias de una secta que se empeña en dominar a todo bicho viviente. Que opinen, me parece correcto, pero que nos hagan pensar que ellos representan el bien y la verdad absoluta me resulta deleznable.
    Amén.

  7. 7

    Josefina said,

    Si la iglesia católica quiere prohibir, el aborto, pensar o lo que quieran que los catolicos/as no aborten, no piensen, etc.
    Al resto no les pueden imponer NADA, ya vale.
    Nadie aborta por deporte, nadie aborta por gusto es una decisión difícil y responsable y un derecho de las mujeres.
    Que la iglesia siga a lo suyo, amasar dinero, no comer carne los viernes, decir que el preservativo no es una buena manera de prevenir embarazos y evitar el SIDA, todas esas sesudas ideas a las que nos tiene acostumbradas la iglesia.
    Como dice Olga ella esta encantada con su iglesia, perfecto ella es catolica. Que dejen vivir al resto del mundo, es nuestra vida y nuestra resposabilidad.

    Un beso Julia


Comment RSS · TrackBack URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: