HASTA NUNCA SEÑOR URRUTIA

              Tras haberse aprobado en el consistorio zaragozano el cambio de denominación de 43 viales que todavía hacían referencia a personajes o fechas destacables de la Guerra Civil española, el barrio Oliver va a rendir homenaje a la poetisa Gabriela Mistral eliminando el nombre de General Urrutia que da nombre a un conjunto de edificios de obra sindical situados en la calle Antonio Leyva.

Otorgar  una calle, una plaza, o cualquier espacio público a una persona supone un homenaje público, una presentación de esa persona como ejemplo y modelo para el pueblo. No sé qué pudo hacer de admirable el General Urrutia, pero sí que podemos sentirnos orgullosas de que nuestra ciudad conceda tal mérito a una mujer de su talla.

 

Gabriela Mistral hizo historia, pues fue la primera mujer en recibir el Premio Nobel de Literatura. Comenzó en 1904 a trabajar como profesora ayudante, además de colaboraren varios diarios chilenos.

Como maestra le encantaban los estudiantes y sentía el deber de educar y enseñar. Para ella los libros eran algo sagrado. En 1910, valida sus estudios ante la Escuela Normal N° 1 de Santiago y obtiene el título oficial de Profesora de Estado, otorgado por el Instituto Americano.

 

En 1914 obtiene el primer premio en el concurso de literatura de los Juegos Florales en Santiago, por sus Sonetos de la Muerte. Desde entonces utilizó el seudónimo literario Gabriela Mistral en casi todos sus escritos, en homenaje a dos de sus poetas favoritos, el italiano Gabriele D’Annunzio y el francés Frédéric Mistral.

 

En 1922 llega a México donde trabajó con los intelectuales más destacados del mundo hispanoparlante en aquel entonces. Allí residiría dos años, antes de venir a Europa para servir como representante ante la Liga de Naciones, siendo una las pocas mujeres con ese cargo.

En 1924 publica en Madrid Ternura, libro en el que la autora practica un tipo de «poesía escolar» novedoso, renovando los géneros tradicionales de la poesía infantil (canciones de cuna, rondas, arrullos…) desde una poética austera, muy depurada.

              Entre sus galardones destacan el Premio Nobel de Literatura en 1945. Se convierte entonces en la primera escritora latinoamericana en ser premiada con el Nobel. A partir de ese momento se la conoció como la “reina de la literatura latinoamericana».

En 1947 recibió el Doctorado Honoris Causa del Mills College of Oakland, California. Y en 1951 obtuvo el Premio Nacional de Literatura, Chile.

Para todas aquellas que quieran consultar cualquier aspecto biográfico o bibliográfico pueden hacerlo en la siguiente dirección:

http://www.gabrielamistral.uchile.cl/

 

PD: Ya podían seguir el ejemplo algunos vecinos de Delicias que en lugar de reconocer la labor de personas dignas y admirables prefieren someterse a la voluntad de un alcalde que sigue empeñado en alabar lo más carca y lamentable que ha surgido de la sociedad aragonesa durante la época del régimen franquista.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: